lunes, 30 de abril de 2012

Lo que se calla mi corazón.




Estoy cansada. No se el por que. Y ya me cansé de buscarlo. Estoy harta. Es todo tan habitual. Esas miradas que te hacen sentirte una mierda en el instituto, esos comentarios, son como puñales que te clavan una y otra vez. Después llegas a casa y es todo igual. Te encierras en el aseo a llorar. Tus padres, sacándote las cosas en cara, como si no te importaran, al menos eso es lo que dicen ellos. El típico paseo antes de anochecer, con la típica excusa de querer dar una vuelta. Las mismas lagrimas, los mismos ojos empañados. Tienes frío, esta anocheciendo, pero tu sigues buscando el por que en callejones sin salidas, paseando por calles solitarias, caminas sin saber a donde vas, eso ya ni si quiera te importa,  buscas el consuelo de la Luna. Lloras sin motivo alguno. Pero eso ya da igual, ya no importa. Te convertiste en una piedra, ya no sientes nada. Llegas a casa y te encierras en tu habitación, te miras al espejo y solo son complejos. Y te vuelves inmune a las miradas, tus oídos se vuelven sordos a los comentarios, tus ojos se cierran por que ya no quieren volver a ver nada mas, y tu corazón a pesar de que esta roto sigue latiendo. Te sientes un estorbo, un incordio. Y después de todo eso. Cuando la gente te pregunta " ¿Que tal?" tu decides decir "Bien" y te ríes de que ni tu te lo crees.

No hay comentarios:

Publicar un comentario