martes, 29 de mayo de 2012

Aun sigo sonriendo como una imbécil cuando oigo su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario