domingo, 8 de julio de 2012

Suicidio.

Y estabas al borde de la muerte, tanto, que la llegaste a rozar.
Y cuando creíamos que la tormenta había pasado, que el sol había vuelto a brillar, el teléfono sonó.
Era la llamada que todos habíamos estado esperando, que deseábamos que no llegara, pero llego.
- Esta en el hospital, se ha intentado suicidar.
Todos nos quedamos perplejos. No sabíamos que decir. Y por un momento creí escuchar un absoluto silencio en la sala, nuestros corazones se pararon a la vez, aunque solo fue una milésima de segundo. Las respiraciones se quedaron mudas, todos contuvimos el aliento.
Solo dime una cosa.
¿En que pensabas?
¿Que haríamos nosotros sin ti?
Creo que desde entonces, todos nosotros, parecemos vagabundos, vivos sin vida, muertos vivientes, que se arrastran sin fuerzas por la casa.
Con sonrisas que ya no son capaz de alumbrar nuestras caras, con risas que jamas sonaran.
Y con lágrimas que se derraman en cada esquina de la casa.

Ya no puedo más.
Ya no puedo seguir así.
Lo único que deseo es cerrar los ojos, y que, al abrirlos, todo vuelva a ser como antes.
Pero se que es imposible.


No tengo palabras en estos momentos.
Lo siento, es que no se ni como he escrito esas líneas.
Me tiemblan las manos.
Y un agujero negro esta profundizándose en mi corazón.
Gracias por leerme.
Os quiero.

2 comentarios:

  1. Princesa,... Sin palabras. Realmente no se qué decir.
    Estoy aquí para lo que necesites, lo sabes. Si hace falta, contactame.
    Te quiero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, estoy esperando el momento para hablar contigo, necesito tiempo, cuando este un poco mas recuperada por todos los últimos acontecimientos, te contare lo ocurrido.
      Gracias por todo, en serio, gracias por estar ahí siempre.
      Un beso.
      Te quiero.

      Eliminar