miércoles, 15 de agosto de 2012

Sí me quieres, me quieres con todos mis defectos.

Verás, yo no soy como un coche viejo que se puede reparar, jamas volveré a funcionar bien. Tendrás que aguantar mis lágrimas en silencio, ya que odio que me animen y me digan "todo irá bien". Tendrás que dejarme sola cuando te lo pida porque entonces lo necesitaré de verdad. Tendrás que aguantar mis cambios de humor. Tendrás que acompañarme cuando las risas y las sonrisas asomen por mi cara. Y cuando me mire al espejo tendrás que recordarme porque sigues a mi lado para que no vea mis complejos. Tendrás que recorrer el mundo de mi mano, parándonos en cada gasolinera para ayudarme a cumplir mi sueño. Tendrás que agarrarme de la mano fuerte y no dejarme caer cuando decida saltar. Tendrás que apreciar mis pequeños defectos. Tendrás que ser optimista cuando mi pesimismo se haga notar. Tendrás que darme ánimos sin que yo te lo pida cuando te des cuenta de que el mundo se me cae encima, porque sabes que por muy mal que esté jamas te lo pediré. Tienes que observarme y comprender mis actos para saber cuando estoy bien o cuando estoy mal, porque nunca te diré realmente cómo me siento. Tienes que saber de sobra que mi lista de prioridades es extraña, que prefiero ayudar antes a la gente que hacerme cargo de mis propios sentimientos. Tienes que prometerme que jamas me dejaras sola, aunque de una manera peculiar, porque sabes que odio las promesas. Tienes que mantener el equilibrio de mi vida cuando yo sea demasiado débil para hacerlo por mi misma. Tienes que hacerme cosquillas rápidamente en cuanto veas que mis sonrisas desaparecen y que mis ojos miran un vacío inexistente. Tendrás que soportar mis enfados tontos para después hacer las paces a besos. Porque si me quieres, me tendrás por toda la eternidad y para todo lo que quieras, pero solo si me quieres con todos y cada uno de mis defectos incluidos. 


Aquí os dejo un texto que encontré en Tumblr y me encantó, me siento tan identificada.
Y es que uno se empieza a cansar. De los amigos, de las promesas, del amor, de la vida. Y entonces es cuando uno se deja ir, y ya no espera 
nada.


Besos, os dejo mi Tumblr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario