martes, 18 de septiembre de 2012

No soy fuerte aunque intenté parecerlo.

Soy una idiota. Una jodida idiota. Me caigo, me levanto y me vuelvo a caer. Es inevitable. Pero lo peor es que lo convierto todo en una diversión para los demás, que se ríen al verme caer una y otra vez por la misma y estúpida piedra. Cometo errores, y vuelvo a cometerlos otra vez. Es un callejón sin salida. Un pasillo sin fin. Un agujero negro infinito. Y yo no puedo continuar así. 
Soy una hipócrita. 
Una cría que intenta parecer normal en un mundo que ella siempre ha odiado.
Yo no soy como los demás. Y a veces, tengo miedo como todos vosotros. Miedo a lo que dirá la gente. Miedo a que me vuelvan a herir. Miedo a volver a caer al vacío. Miedo de no poder levantarme. Soy una persona, y tengo sentimientos. No soy ningún robot de la sociedad. 
Que os entre en la cabeza; No soy fuerte aunque intenté parecerlo. 
No. Soy débil. Me rompo con facilidad. Dime una palabra que me haga daño y puedes conseguir que lloré toda la noche hasta quedarme dormida. Haz revivir un recuerdo que tenía olvidado  y me romperás en pedazos sin que te des cuenta. Dime aquello que tanto me he estado ocultando a mi misma y me verás huir entre páginas de libros. 
Mírame a los ojos. Mira como me rompo en pedazos sin que te des cuenta, observa como lloro en silencio. Fíjate en que cuando sonrió la felicidad no me llega a los ojos.
Escucha las palabras que dijiste, fueron todas a mi cabeza. Escucha como resuenan en mis oídos. Como me hacen daño por mucho que intente evitarlo.
Rebobina, recuerda todo lo que me hiciste y observa como me fue desde entonces.
No soy una piedra. No soy una fría y dura piedra, aunque lo parezca. Solo intento vivir en este mundo de la única forma que sé. 
Solo intento protegerme a mi misma mientras intento proteger a los demás de mi.





No hay comentarios:

Publicar un comentario