sábado, 13 de octubre de 2012

Huir de la realidad.

Se escabulle, se esconde del mundo en su habitación, a oscuras, vacía todas las estanterías y tira sus libros favoritos por toda la cama, saca el portátil para escuchar solos de guitarra o piano, silencia su móvil para no oír las llamadas o los mensajes, pone encima de la colcha un montón de películas y series ficticias donde todo termina en un final feliz, saca hojas en blanco y las coloca a un lado junto a su bolígrafo, y después se detiene a contemplar todo aquello.
Apaga la luz y cierra los ojos, se tumba en la cama alrededor de todo lo que le permitirá sobrevivir hasta que este bien, abraza la almohada y siente como las lágrimas surcan su cara en silencio, como una niña indefensa.
Intenta imaginarse un mundo bonito, feliz, con todas esas personas que siempre están ahí y que en ese momento siente que las está defraudando, que las está alejando de ella misma solo porque quiere estar sola.
Se siente tan egoísta, pero al fin y al cabo es lo que necesita.
Y el odio hacia ella misma la reconcome por dentro. Y es que entre esas cuatro paredes solo hay dos personas, dos personas que comparten un mismo corazón y un mismo recuerdo de todo lo vivido, esta aquella que le dice que puede; que puede y que va a seguir adelante y esta la otra; aquella que solo le muestra la realidad de la que intenta evadirse mientras le susurra 'la verdad duele' y que le impide seguir adelante.
Es una batalla entre ella misma y esas dos partes tan diferentes y tan iguales a la vez.
Es una batalla que solo ella misma podrá librar, una batalla en la que ella es la que decide a quien de esas dos partes hacer ganadora.



No os voy a negar que quizás soy una completa cobarde, porque... quizás si, quizás lo soy.
Una cobarde incapaz de luchar, una cobarde que huye aterrorizada cuando la realidad la supera.

2 comentarios:

  1. Cierto es todo eso que dices y sobre todo ese momento en el que silenciamos el movil por tal de evadirnos del mundo sabiendo que quizá eso nos perjudique aún más, no eres una cobarde, pero quizá estés saturada de haberlo echo en exceso anteriormente.. ¿no crees?
    Te sigo, espero que pases por mi blog y tu también me sigas a mi y dejes tu comentario o una pequeña opinión si quieres, un beso(L)
    aunsintisoyfeliz.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, supongo que es por eso que me siento culpable, por evadirme tantas veces y tanto tiempo de la realidad. En seguida me paso por tu blog, gracias por comentar, en serio, un beso enorme :)

      Eliminar