jueves, 8 de noviembre de 2012

Lo siento.

Lo siento. De verdad que lo siento.
Sé que aunque diga esto, lo volveré a hacer mil veces más, pero tenía que decirlo.
Lo siento por todas esas veces que me enfade sin tener un motivo, solo por que ese día me había ido jodido. Lo siento, porqué se que desaparezco así, sin más, sin dejar rastro y sin avisar a nadie. Porque tenéis que aguantar mis defectos, porqué siempre tenéis que secar mis lágrimas con sonrisas que, en realidad, no son vuestras, son sonrisas forzadas, forzadas solamente para hacerme feliz a mi, aunque no me lo merezca.
Sé que he fallado, que hoy vuelvo a vivir mi vida solitaria. Sé que abandono en los peores momentos. Que la frase de 'en las buenas y en las malas' no va conmigo, porque solo estoy en las buenas. Sé que prometo cosas imposibles. Y que cuando me necesitas nunca estoy.
Y lo siento.
Os puedo prometer que en día de hoy no me siento feliz por ser quien soy. Que me odio a mi misma por ser así. Por ser una persona en la que no se puede confiar y que jamás confía  Por ser una persona tan egoísta, que no piensa en los demás. Por ser una persona que le da a todos una de cal y otra de arena. Por ser una persona que un día está y al otro ha desaparecido totalmente, como si nunca hubiera estado allí.
Lo siento, ¿vale?, he intentado mil veces cambiar lo que soy. Pero es imposible. Soy una persona impredecible. Porque, en verdad, si ahora mismo me dieras una oportunidad de marcharme lejos, me iría sin mirar hacía atrás ni una sola vez. Sin pensar en las personas que dejaría abandonadas. Sin pensar en todo lo que dejaría a mis espaldas. Sin pensar en el daño que podría causar a los que me quieren.
Me iría con la mente en blanco, con un corazón que no siente. Con la esperanza de emprender otra vida diferente. De empezar de cero.
Es tanto todo lo que he vivido, todo lo que he sentido, que todo lo que he experimentado me ha llevado hasta aquí, a ser quien soy ahora, me han echo ser así, por ellas soy la persona que soy. Pero sé que la mayoría del tiempo soy una carga de la que desearías deshacerte. Sé que soy difícil, que mis defectos en muchas ocasiones superan a mis virtudes.
Y que cuando me necesitas nunca estoy.
Y lo siento.
Siento ser así.


Me odio por ello. Pero no puedo hacer nada para remediarlo. Lo único que puedo hacer es pedir perdón y mantener la única esperanza que me queda; que me perdonéis por ser quién soy.

1 comentario:

  1. Sabes las personas que nos quieren nos perdonan nuestros errores y nos aceptan con nuestros defectos, a veces es imposible querer ayudar a alguien que no desea ser ayudada, pero a pesar de ello siempre se encontrarán ahí para cuando vos decidas regresar y te darán la mano siempre que estés dispuesta a no caer, sé que es difícil pero no imposible si deseas aceptarlo, te mando un abrazo linda!

    Lunas para vos, besos ♥

    ResponderEliminar