martes, 26 de febrero de 2013

Me deje caer.

Me he rendido. Me he dejado caer. He cerrado los ojos y me he lanzado al vacío. Estaba cansada de luchar contra la gravedad, de echarme para atrás cada vez que mis pies rozaban el precipicio, de contener los gritos, y de agarrarme a cualquier objeto para no caer.
Estaba cansada.
Solo me he dejado caer. He cerrado los ojos y he dado una paso hacia adelante, sin pensar, a penas sin imaginar todo el dolor que me esperaría al caer. Sin pensar en la agonía, en la soledad sentiría rodeada de aquella oscuridad. Ni si quiera pensé en todo el esfuerzo que había puesto para evitar hacer lo que estaba apunto de hacer.
Simplemente, estaba en un momento decisivo. Al borde de todo. En la delicada línea que separa el odio del amor, la felicidad de la tristeza. Miré hacia atrás. Esperando ver a alguien que me necesitará ahí arriba. Esperando ver a alguien que me tendiera una mano, o que, simplemente me mirase a los ojos y me dijera 'sigue luchando, no te lances hacia el vacío' sin ni si quiera tener que separar los labios.
Pero no había nadie.
Todo el mundo estaba demasiado concentrado en otras cosas como para pararse a contemplar a la chica que los miraba con ojos cansados.
No vi a nadie que me necesitase, ni a nadie que necesitara. Y sé que en algún lugar dentro de mi, sabía que no habría nadie. Y lo peor, es que tenía la esperanza de que no hubiera nadie. Porque, no quería arrastrar a conmigo a nadie si decidía lanzarme al vacío. Quién sabe, quizás consiguiese salir, quizás cuando volviese habría alguien que me mirase, que se diera cuenta de que mi presencia al haberse dado cuenta de mi ausencia.
Simplemente, recuerdo que, cuando di el primer paso, y mi pie se quedó durante una milésima de segundo suspendido en el aire, pensé 'Aquí nadie me necesita, aquí no soy nadie' y entonces cerré los ojos y me dejé caer sin oponer ningún tipo de resistencia mientras sentía como una única lágrima se deslizaba por mi mejilla.
Como si de algún modo, siempre hubiera estado esperando aquello.





No hay comentarios:

Publicar un comentario