domingo, 18 de agosto de 2013

Sin mi.

Quizás solo sea hoy. Quizás haya sido por culpa de esta semana gris. Donde el sol nunca ha aparecido. Pero sé que por muchas excusas que ponga no puedo excusarme de todos estos meses. Porque no ha sido solo hoy, llevo más de un año sin volver a sonreír como antes solía. Y ya lo he olvidado, he olvidado esa sensación de despertarme con ganas de comerme el mundo y no de que sea el mundo quién me coma. De ser feliz. Aquel maldito verano, hace más de un año, me quito todo y no lo he vuelto a recuperar. Y me he acostumbrado tanto al dolor, a la oscuridad, a la falta de felicidad... que ya no sé que era de mi antes de que todo esto se me echara encima. Vivo encerrada. Lejos. La gente me habla pero yo he dejado de escucharles desde hace tiempo. Lo veo todo en gris y negro. Y sinceramente; quiero gritar constantemente, incluso cuándo sonrío. Y ya no puedo sentir el dolor como antes, ahora duele más. Es como si estuviera lejos, y solamente observara en silencio lo que me va ocurriendo. Pero la sensación de no poder hacer nada, de no poder llamar la atención, hacerles saber a todos que no estoy bien... es peor. Y ya no sé como volver. Sin darme cuenta, he quemado todo lo que había de mi antes de aquel verano, y he dado palos de ciego intentando encontrarlo. Pero ya no está. Y yo tampoco. No he vuelto. Me quedé atrapada en aquel momento. Me quedé atrapada. Intenté parar, recuperarme. Lo detuve todo. Y después, creí que podría volver a la vida de siempre y continuar a partir de ese momento.
Pero el problema es ese, que nada se detuvo.
Todo había seguido adelante, pero sin mí.




4 comentarios:

  1. ¿Sabes? Me llaman tonta porque el sentimiento que esconden los libros, me llega tanto que me identifico. Pero no son sólo los libros, las entradas como la tuya también llegan y... también puedo sentirlas.
    Es desgarrador pero cierto... aunque queramos y esperamos que el mundo se detenga, él sigue su camino, siempre lo hace, continúa... arrasa, cambia y evoluciona, mientras nosotros estamos estancados en un error, en un instante... No podemos cambiarlo, sólo llenarnos de valor y enfrentarnos a él.

    Te espero en http://vidasdetintaypapel.blogspot.com si quieres pasarte, sino, no importa! Yo sí seguiré leyéndote! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sienta bien saber que hayas podido ver más allá de mis palabras y sentir lo que intentaba explicar, Y tienes razón, a veces nos quedamos atascados en ese instante donde todo se desmoronó y no sabemos como avanzar.
      Un beso, ya me tienes ahí leyendote siempre, ¡me encanta como escribes!
      Un beso, nos leemos :).

      Eliminar
  2. Siento mucho lo que haya sucedido ese verano. Una ve leí que recordar es "volver a pasar por el corazón". Si lo recuerdas, sólo logras que todo eso que sentiste durante ese verano vuelva a tu corazón. Trata de olvidarlo. Sé que es fácil decirlo y muy difícil hacerlo, pero se puede. Si todo siguió adelante, tu también puedes hacerlo.
    Leí tu otro blog, y me alegra mucho que tengas ese lado luminoso, como todos. A mí me sucede lo mismo, soy de las que aman las alegres noches de verano pero a la vez disfruto de las melancólicas tardes de invierno.
    Me gustó tu sitio, te sigo.
    Te invito a visitar mi mundo, Siempre amé tu locura.
    Un beso, nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que si lo recuerdo sólo logro sentir todo el dolor otra vez, pero a veces es inevitable que suceda. Y más cuándo te has quedado atrapada en ese instante. Quizás tengas tazón quizás si todo siguió adelante yo también pueda. Y tu tranquila, yo soy de las que no se rindan por mucho que duela.
      Me alegro saber que leistes mi otro blog, y que te hayas sentido identificada. Si es que, en verdad, todos tenemos esas dos partes.
      Me he pasado por tu blog, es increíble, y desde ya mismo te sigo.
      Un beso enorme, nos leemos! :)

      Eliminar