domingo, 15 de septiembre de 2013

¿Qué escondes?


Te miro, y sonrío. Sonríes. Extiendes el brazo y me das la mano. Caminamos sin saber a donde. Pero ¿a quién le importa? Todos los caminos conducen a Roma. Y Roma escrito al revés es lo que yo anhelo. Y lo tengo. Te tengo. Y no te dejo. Pero si ni si quiera te conozco, esto es de locos. Y vuelves a sonreír, como si pudieras leer mis pensamientos. Y me detienes. Te quedas quieto. 'No, no, yo quiero seguir huyendo' pienso. Pero levantas tu dedo índice y lo dejas descansar sobre mis labios. Que se entre abren y respiran agitados. Sonríes, esta vez es una sonrisa pícara. Incluso llego a ver un brillo en tus ojos que me asusta. Pero no importa.
- ¿A dónde vamos?
- ¿A caso importa? - dices, con una voz cargada de misterio.
Tus ojos me vuelven a hipnotizar. Demasiado azules, demasiado fríos. ¿Qué podrían ocultar? Sonrío.
- ¿Me dejarás ver detrás de tus ojos?
Instintivamente levantas una ceja.
- ¿A qué te refieres?
- Sé que escondes- susurro, intentando en vano que mi voz no tiemble.
Una sonrisa torcida, y tus ojos vuelven a brillar con algo que no conozco. Te acercas más a mi y yo me alejo. Pero mi espalda choca contra la pared. Tu risa resuena en la calle vacía. Una de tus manos desciende por mi brazo y un escalofrío recorre mi cuerpo. Siento que allí donde me tocas me quemas. Te acercas con los labios entre abiertos. Y yo entre abro los míos. Hambrientos. Ambos labios anhelando los del otro. Cierro los ojos y me concentro en tus labios sobre los míos. Algo en mi interior estalla. Cómo una bomba que esperaba tu contacto para ser activada. Tus labios y los míos, buscándose y encontrándose. Dulces y a la vez ansiosos. Te alejas y sonríes. Nuestras respiraciones agitadas es todo lo que se oye. Acercas tus labios a mi cuello y me lo recorres a besos. Desde el hueco de mi clavícula hasta mi oreja. Y te detienes allí. Tiemblo cuando escucho tu voz.
- Todo el mundo esconde algo, Celia- susurras en mi oído con voz áspera.



4 comentarios:

  1. Y aunque nos joda, esos secretos son a veces lo que van a mantener viva la llama. El misterio, el anhelo.

    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es exactamente lo que quería transmitir con esta entrada.
      Un besazo enorme, gracias por leerme :).

      Eliminar
  2. Me quedo para seguir leyéndote, cielo <3

    ResponderEliminar