viernes, 22 de noviembre de 2013

No me gusta que la gente me abrace, porque siento que soy como un gran saco de cristales rotos y que al abrazarme todos esos cristales se rompen más y además hieren al otro. No me gusta que la gente pregunte por mi, que se preocupe por mi. No estoy acostumbrada a eso. No me gusta hablar, mantener una conversación con una persona. Me gusta mantenerme callada y observar las cosas. Imaginarme las vidas de las otras personas. A veces, cuándo me preguntas que qué me pasa quizás solo estoy mirando a un vacío inexistente, sumergida en mis pensamientos más profundos, aquellos imposibles de descifrar. O quizás estoy rompiéndome, pero, de todas formas, no te lo diría. Tampoco me gusta que la gente dependa de mi. Que me necesiten para tomar decisiones. Sencillamente, no me gusta que me necesiten. Porque si en algún momento yo no pudiera estar ahí, que es lo más posible, no tendrían a nadie. Y odiaría que les ocurriese eso. Que se llegasen a sentir tan solos como yo me siento. Cuándo era pequeña me encerraba al aseo a llorar, y de la misma manera me encerré en mi misma. Eché la llave a la única puerta que había y tiré la llave al vacío. Así que nadie ha entrado nunca a mi mundo, a este sitio, a mi vida, nadie se ha cercado a mi tanto como ha creído. Por mucho que crean que lo han hecho, nunca lo harán. A no ser que derrumben la puerta, y estoy segura de que al final me opondría. Porque tengo miedo de ser herida. Si aquí dentro puedo escuchar los gritos de las otras personas y sufrir por ellos, imagínate si dejara la puerta abierta y los viera mientras gritan. Así que nadie me ha visto en realidad, nadie sabe como es mi aspecto sin ninguna máscara. Nadie sabe cómo soy realmente. Y no sé si eso es bueno o malo.


4 comentarios:

  1. Yo, la verdad, es que tampoco se si es bueno o malo... sólo sé que me identifico.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Con lo que dices se que no estoy sola xk soy igual

    ResponderEliminar
  4. Hmmm interesante... yo soy un poco así con todo el mundo, salvo con el hombre que amo y él no me ama, terminamos el contacto cercano por decirlo de alguna forma... puso una barrera entre él y yo y hoy intenté abrazarlo y me apartó, me hizo volver a sentir fea e insegura.
    Con lo que me cuesta abrirme y que me hagan esto...

    Mejor ser fría como la nieve... no contar con nadie para nada y los problemas y dolor mental matarlo caminando horas en la noche...

    Sonará ridículo pero el único afecto sincero que he sentido en mi vida fue el de mi gato. Podía abrazarlo y no le molestaba, dormía abrazado a mi, refregaba su rostro contra el mío...

    No voy a encontrar nunca el afecto que busco en un hombre parece...

    ResponderEliminar