viernes, 1 de noviembre de 2013

Sólo quería decirte de nuevo lo mucho que lo siento.

Sigo confiando en que algún día, después de todos estos años, llegues a leer todo esto y te des cuenta de lo mucho que te he estado echando de menos. De lo difícil que se me hacía todo esto. De que por las noches soñaba que te volvía a tener, y que te volvía a perder. Y créeme que, como ya te escribí en algún momento, antes preferiría arrancarme el corazón del pecho que volver a sentir que te pierdo. Porque vivo con miedo. Con miedo a que un día me veas y no me reconozcas, que no me quieras mirar, que no me quieras escuchar. Que no me dejes explicarte todo lo que ocurrió. Supongo que por eso te escribo. Para que cuándo llegue ese día te pueda enseñar cómo me sentía. Y ojalá logres perdonarme, perdonarme por todo lo que ha sucedido. Y pueda volver a cogerte entre mis brazos y levantarte para que roces el cielo con tus manos. Aunque quizás ya peses demasiado para eso, pero me da igual, volvería a hacerlo. Sólo para poder ver aquella sonrisa que ahora tanto me tortura por las noches. Porque ya he perdido la cuenta de las veces en las que me he quedado dormida mientras lloraba recordando cada detalle de tu cara para no olvidarlo. Para poder decirte lo mucho que has cambiado cuándo te vuelva a ver. Porque lo haré, juro que lo haré. Y es que este nudo de la garganta me aprieta tan fuerte que en ocasiones realmente quisiera que me ahogase y terminara con todo. Pero no puedo, tengo que volver a encontrarte. Explicarte por qué aquel día te dejé marchar, por qué solté aquellas manitas que se aferraban a las mías con tanta fuerza.


2 comentarios:

  1. Si tanto lo deseas, seguro que lo acabarás encontrando. Queres es poder. :)

    ResponderEliminar
  2. Es el post más sincero y triste que he leído en mi vida.. no sabes cuanto puedo llegar a entenderte.. si alguna vez has ganado una seguidora incondicional es ahora..
    http://corazonesdemazapan.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar