martes, 4 de marzo de 2014

Rodeados de oscuridad.

Él intentaba controlar sus demonios, pero eran sus demonios los que le controlaban a él. Lo torturaban en sus pesadillas, en sus sueños más oscuros. Y no sé callaban, jamás, no había un maldito minuto de silencio por más que se lo pidiera de rodillas, suplicando. No cesaban de gritar, de vocear, eran como sombras que se deslizaban de un lado a otro por su mente, nublándole la vista y los pensamientos. Había veces que lo veía todo oscuro y lloraba, porque no sabía qué más hacer. Hasta que la encontró a ella.
Ella luchaba contra su demonios, pero eran sus demonios los que la controlaban a ella. Lloraba sangre, y se hacía daño a sí misma. Estaba cubierta de heridas que se abría apropósito con la única esperanza de mitigar el dolor con dolor físico. Pero el verdadero dolor, aquel que le arañaba las entrañas, aquel que la ahogaba en sus sueños más terribles, siempre estaba ahí. Apretando fuerte la cuerda invisible que le rodeaba el cuello y que la amordazaba. Y en su mente nunca había silencio, era una constante batalla. Entre ella y las voces que le gritaban y manipulaban. Voces que solamente ella escuchaba. Hasta que le encontró a él.
Cuando él la vio, en su mente, los gritos de sus demonios aflojaron, era como si alguien les hubiera bajado el volumen, seguían estando ahí, pero ya no le gritaban. Y dejaban de deslizarse y por fin podía verlo todo con claridad. Podía verla a ella, rodeada de oscuridad, pero sin embargo, iluminada.
Cuándo ella le vio, el dolor se suavizó. Y la cuerda de su cuello dejó de apretar, y aunque aún la sentía, allí, invisible, por fin podía respirar. Dejó de abrirse heridas, porque él se lo hizo prometer. Y empezó a llorar lágrimas saladas, en vez de sangre escarlata. Las voces se callaron, y empezaron a ser un susurro lejano. Podía verle a él, rodeado de oscuridad, pero sin embargo, iluminado.
Y así fue cómo ambos se querían, a su manera, como suicidas enamorados. Así era como ambos vivían. Uno al lado del otro intentando ver en la oscuridad.



Esta entrada esta inspirada en Violet y Tate, de AHS.

3 comentarios: