lunes, 10 de marzo de 2014

Se odiaba.

Odiaba sentir que se rompía constantemente. Odiaba sentirse tan frágil. Odiaba no estar ahí para la gente que la necesitaba. Odiaba no ser de ayuda por más que lo intentase. Odiaba su coraza, porque le impedía tener sentimientos. Odiaba su sonrisa, y aquellas arrugitas que se le formaban alrededor de los ojos cuando reía. Odiaba no saber como dar abrazos. Y odiaba no saber como querer a la gente. Odiaba no saber como expresar sus sentimientos. Odiaba ser como era. Ser tan cruel, tan dañina, tan destructiva. Lo odiaba. Porque todo lo que tocaba se rompía. Odiaba todo en ella. Todo. No había ni un pequeño detalle que no odiara. Odiaba ser ella. Cada mañana deseaba mirarse al espejo y ser otra persona. Y no sabía cómo huir de aquel sentimiento, porque hiciera lo que hiciera, fuera a donde fuera, seguiría siendo ella, y mientras fuera ella, ese odio continuaría a su lado. Aquel odio que alimentaba a sus demonios. Aquel odio que hacía gruñir a su monstruo, aquel monstruo que había mantenido callado a base de mil esfuerzos y que recobraba fuerzas por momentos.
Ya no sabía que hacer. Sólo quería dejar de ser ella. Solo quería dejar de destruir todo. Solo quería dejar ese odio a un lado. Pero no podía. Porque se odiaba. Se odiaba más que nadie.


Holiis, ya estoy de vuelta por aquí. Ha sido un viaje genial omitiendo el detalle de que vi a un tio suicidarse en un centro comercial.
Espero que no me hayáis echado mucho de menos.
(Of course not, but...)

4 comentarios:

  1. Ojalá supiéramos querernos más. Ojalá aprendiésemos a admirarnos y a ser nuestros propios ídolos, y a mirar nuestros propios méritos para tratar de superarnos, y no hacer odiosas comparaciones con aquellos que llegaron más lejos.

    Por cierto... Impactante lo del suicidio... Espero que estés bien. Que no te haya afectado demasiado, o lo que sea. La verdad es que no tengo ni idea de lo que debes de sentir ni qué palabras utilizar para decirte que lo siento.
    Supongo que con "lo siento" no me arriesgo a meter la pata.

    Un beso <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá supiéramos querernos más, sí. Ojalá.

      Fue muy impactante. Sobretodo para mi, que ya había vivido intentos de suicidios con familiares cercanos, pero ver uno así... Fui la única que se echó a llorar, lloré por el hombre ¡en público! (creo que jamás había llorado delante de tanta gente) porque, por muy raro que suene, lo comprendía. Entendía que esa era la única manera que encontraba para matar el dolor.
      Yo también lo siento por él.
      Un beso enormeee.

      Eliminar
  2. Esa peculiar pelea interna...
    Saludos
    Y que mal por lo del tío

    ResponderEliminar
  3. Una pelea constante, y horrible.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar