domingo, 3 de agosto de 2014

Lo siento.

Bukowski decía "si no te sale ardiendo de dentro, a pesar de todo, no lo hagas. A no ser que salga espontáneamente de tu corazón y de tu mente y de tu boca y de tus tripas, no lo hagas. Si tienes que sentarte durante horas con la mirada fija en la pantalla del ordenador o clavado en tu máquina de escribir, buscando las palabras, no lo hagas."
Quizás yo no debería hacerlo.
Porque busco y busco las palabras y nada es lo suficientemente bueno.
No sé cómo explicar este vacío. No sé cómo explicar lo sola que me siento. No sé cómo explicar este dolor en el pecho. No sé cómo explicar nada de esto.
Y necesito sacarlo de mi, de aquí dentro. 
Pero es cómo si no quisiera salir.
Y, lo siento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario