jueves, 18 de septiembre de 2014

Seguir adelante.

No quiero verte. No quiero buscarte.
No quiero recordarte.
Pero eso no cambia nada.
Porque te sigo viendo, te sigo buscando.
Y te sigo recordando.
No sé cómo salir de esto. ¿Por qué? ¿Por qué es tan jodidamente difícil todo contigo?
¿Por qué no puedo olvidarte y seguir adelante?
La duda me está matando.
Me estás matando.
Solo... quiero olvidarme de olvidarte y empezar a hacerlo realmente.
Porque no puedo.
No puedo.
No.
Todo me recuerda a ti. Todo.
Los libros, la música, el piano, la cafetería de la esquina, los columpios de aquel parque.
Fuiste demasiado importante para mi, y, joder, no sabes cuánto me duele hablar en pasado.
Y ¿sabes? Solo quiero seguir adelante.
De la misma manera en que tú lo has hecho.
¿Por qué tu puedes continuar y yo me tengo que quedar estancada en ese preciso instante en el que todo cambió?
¿Por qué?
Sólo... quiero poder ser un poco egoísta, ya sabes, dejar de pensar en ti y empezar a pensar en mi.
¿Por qué tengo que ayudar a todo el mundo?
¿Por qué tengo que arreglar a todo el mundo?
¿Por qué?
Si nadie hace nada por mi ¿por qué tengo que darlo todo yo por los demás?
No lo entiendo, no entiendo por qué soy así.
Y ¿sabes? solo me gustaría ser un poco más conmigo misma como soy con los demás.
Seguir adelante, y olvidarte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario