martes, 30 de septiembre de 2014

Última carta.

Te miraría a los ojos y te preguntaría.
¿Por qué lo has hecho?

Por qué te has rendido conmigo, por qué lo has lanzado todo a aquel precipicio. Absolutamente todo.

¿Por qué lo has hecho?

Por qué has decidido esto. Recuerdo que un amigo, al que le faltan unos cuantos veranos, me dijo, no puedo pensar en ti sin pensar en ella. Y yo eché la cabeza para atrás y me reí. Me reí porque yo tampoco me imaginaba un yo sin ti.

¿Tú te lo imaginaste?

Me gustaría saber si te lo imaginaste ese mismo instante en el que te escribí por última vez, y tú... no respondiste. Tú nunca respondes, y yo siempre soy la que dice la última palabra. Cuando quiero que seas tú quién me diga lo que piensa, lo que piensa de todo esto, quién me diga por qué lo has hecho. 
Creí que una amistad cómo la nuestra iba a ser eterna. Pero yo soy la que siempre decía todo en la vida se acaba, antes o después, pero se acaba.

¿Cómo has seguido adelante a pesar de todo?

Es lo que más me cuesta entender. Cómo sigues adelante cuando dicen mi nombre, cómo sigues adelante cuándo pasas por aquella cafetería que hace esquina. Cómo sigues adelante cuando ves todas las fotografías que nos hicimos, cómo sigues adelante cuando lees todo lo que te escribo.

¿Cómo lo haces?

Porque yo no puedo. Y te he dicho adiós tantas veces que se ha convertido en una forma de no irme nunca. Y no sé como despedirme, cómo decirte adiós, de verdad, ya sabes, y seguir, continuar. Mirar a otro lado al pasar por aquella esquina, hacer de oídos sordos cuándo escucho tu nombre, quemar todas las fotografías en las que salimos, y dejar de escribirte.
Creo que, cuando deje de escribirte... será ese el momento en el que realmente haya seguido adelante.
Y después de haberte dicho adiós miles de veces, de haber escrito que me iba en tantas ocasiones que perdí la cuenta.
Demasiadas veces de las que soportaba.
He llegado a la conclusión de que para que sea realmente una despedida,
no me tengo que dirigir a tu corazón,
sino al mío.
Así que,
adiós a mi,
adiós a mi contigo.

Adiós.

Te echará de menos,
tu mejor amiga.

Inspirado en Adiós - Sara Bueno.

1 comentario: