viernes, 24 de octubre de 2014

Aún te importa.

Él le mira con una sonrisa tensa, y apoya su mano sobre la suya. Ella pestañea, y posa la mirada en la del chico.
- Quiero que lo admitas- dice él.
Ella mira al exterior, donde está lloviendo y la gente corre tapándose con lo que puede. Aprieta los labios.
- ¿El qué? ¿Qué es un capullo integral?- musita con voz cortante.
- Que te duele- susurra él despacio.
- No me duele.
- Sí.
- No.
Él se pasa una mano por el pelo y suspira exasperado.
- ¿Quieres admitirlo de una vez? Te duele.
Ella lo ignora, coge la taza de café y le da un sorbo. Se mira las uñas, mordidas. Y mira hacia otro lado, disgustada, ella nunca se había mordido las uñas.
- No. me. duele - dice, separando las palabras.
- Joder, Jenna. ¿No te duele? Ah, entonces no entiendo porque escuchas la misma canción una y otra vez, por qué te muerdes las uñas, y tienes todas esas fotografías escondidas en el cuarto cajón de tu mesita de noche, y siempre que me llamas para hablar nos encontramos en el mismo lugar y nos sentamos frente a la misma ventana de siempre, siempre pides lo mismo, y miras a los demás buscando a alguien. Yo no soy él, Jenna, deja de engañarte, y admítelo.
Se inclina hacia ella, le mira a los ojos, y articula con los labios 'te duele'.
- Joder, Edgar, no me duele, simplemente lo estoy superando.
Él levanta una ceja y la mira impasible.
Ella levanta las palmas de las manos, y pone los ojos en blanco.
- Vale, me duele ¿y qué?
- Significa que aún te importa.
- Y una mierda, Edgar, ese tio era un capullo integral, ya no me importa.
- ¿Entonces por qué te duele?
Ella vuelve a apretar los labios, le mira disgustada, toma un sorbo de su café y mira a la calle mientras se muerde las uñas, y entonces, se da cuenta de que le está buscando entre la gente.
Claro que le importa.
Le importa, aún le importa.
Y por eso le duele.
Vuelve a mirar a su amigo y frunce el ceño.
- Eres insoportable, que lo sepas, Edgar.
- Por eso me quieres.
Le sonríe, y ella le devuelve la sonrisa.
Pero ambos saben que ella no sonríe de verdad.
Que le duele demasiado como para hacerlo.


1 comentario: