miércoles, 15 de octubre de 2014

Despacito.

Hace ya varios meses que te escribí con la misma canción sonando de fondo despacito lento bajito.
Te dije que me gustaría encerrar todos los recuerdos en una caja y poner distancia.
Y, aún sigo queriendo hacer aquello.
Tengo tantos recuerdos que a veces tengo que cerrar los ojos y respirar hondo y huir huir de todos ellos.
Recuerdo tu pecho ascendiendo y descendiendo lentamente.
Te recuerdo boca abajo, con tu espalda pálida totalmente desnuda entre las sábanas blancas.
Recuerdo cómo te besaba primero el lunar de tu hombro derecho y después el lunar en la cuarta vértebra.
Tu temblabas, y abrías los ojitos despacito cómo si se te fuera la vida cómo si se te fuera el sueño y tú quisieras agarrarlo con los párpados.
Y te sonreía las comisuras de tus labios eran un reflejo de las mías y te dabas media vuelta y me mirabas.
Y despacito te besaba tu contenías la respiración y soltabas el aliento cuando me apartaba como queriendo no decir un quédate aquí.
Acariciaba tu nariz con la mía y después descansaba la mejilla en tu pecho mientras oía como tu corazón latía.
Los rayos del sol entraban por la ventana abierta junto con el olor a lluvia de la tormenta que habíamos desatado aquella noche en esa cama.
Te quería
joder
que si te quería.
Ahora por las mañanas cuándo los rayos del sol entran a trompicones por la persiana echada echo de menos el olor de la lluvia de nuestras tormentas desatadas.
Y te echo de menos.
Echo de menos aquel lunar en tu hombro izquierdo echo de menos darte aquel beso que te hacía temblar justo en la columna vertebral en la cuarta vértebra para ser exactos.
Sí, es verdad, conté tantas veces las vértebras de tu espalda mientras tú dormías, que perdí la cuenta.
Y te echo de menos,
echo de menos aquel beso
de
buenos días.
Echo de menos tu pecho
donde me acomodaba y era
la persona
más feliz.

Y que sí
de verdad
nadie va
a quererte
como yo te quise.

Nadie va a besarte
como yo lo hice.

Nadie te extrañará
como yo te escribo.


3 comentarios:

  1. Muy bonito. Me ha encantado
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Es que un amor como ese es imposible volverlo a vivir, vendrán mejores o quizás peores pero ese que nos hace contar las vértebras, ese no vuelve a pasar en la vida.

    <3

    ResponderEliminar
  3. Si cada persona es un mundo, cada lugar es un continente, y tenemos la bonita manía de querer visitarlos todos.
    Un beso, S.

    ResponderEliminar