domingo, 19 de octubre de 2014

It's sad when people you know become people you knew
when you walk right past someone like they were never a big part of you life
how to used to be able to talk for hours, and now can barely look at them
it's sad how time changes

Me senté en el banco en el que tú y yo solíamos sentarnos. Suspiré y miré a ambos lados. Descansé mi mirada en ojos ajenos, buscando los tuyos aunque sabía que no iba a encontrarte hasta dentro de unos minutos.
Justo cuando las campanas sonaron en la iglesia de al lado, tú saliste por aquella puerta.
Ibas sonriendo, empujaste a un chico y te burlaste, él sonrió y se despidió con la mano. Te giraste y seguiste andando. Tu pelo se mecía con el viento, esa melena cobriza que tantas veces había acariciado, incluso recuerdo ese olor que desprendía. Te cogiste las solapas de la chaqueta e intentaste abrigarte, y sonreíste al hacerlo. Cruzaste la calle después de mirar a ambas direcciones. Vi como posabas la mirada en la pareja de enfrente, y en sus manos entrelazadas. Frunciste el ceño, y suspiraste. Y casi en un acto reflejo tu mirada se desvío hacia el banco en el que estaba sentado. Nuestras miradas se encontraron, y entonces tú... miraste a otra parte.
Pestañeé para evitar las lágrimas.
Y me dije que ese sería el último día que te esperaría (tal y como había hecho todos los demás días).


No hay comentarios:

Publicar un comentario