domingo, 14 de diciembre de 2014

Y hace frío.

Dejé la puerta entre abierta
cuando te marchaste
y creo que ha llegado la hora de cerrarla
porque tú y yo sabemos
que ya no vale la pena tenerla abierta
o entre abierta,
o lo qué sea.
que cerraste de un portazo
fuerte
y no vas a volver ni si quiera para mirar
si está abierta o cerrada
y mírame
voy a cerrarla
porque te habría perdonado todo lo que has tardado
si al menos hubieses vuelto
pero no lo has hecho.
y me he hartado
y estoy cansada
y el frío está entrando por la puerta entre abierta
y se está colando
entre las costillas directo al pecho
y estoy harta
y llevo 4 horas intentando escribir esto
y solo quiero acurrucarme en la cama
y cerrar la puerta
y hacerme la idea
de que no vas a volver
y de que nadie te va a extrañar
como yo te he escrito.


Dejo por aquí que tengo una sorpresa preparada para fin de año, por todos esos años que habéis estado a mi lado. 

1 comentario:

  1. Adoro el frío y las puertas medio abiertas. Pero duelen tanto, ¿verdad? Ese dolor no es bonito, no. Menos bonito será cuando la puerta esté cerrada y vuelva a intentar entrar. Porque siempre vuelven.
    Un besito.

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar