miércoles, 27 de mayo de 2015

No intentéis ordenar mi vida.

Soy la persona más caótica que conozco. Llena de desorden y de pedazos rotos que nunca acaban de encajar los unos con los otros. Pero ¿sabeis? me he acostumbrado al desorden, a que nada tenga un orden lógico. Porque los demás no entienden el placer de tener que ir sobre tus pasos e intentar recordar cada uno de tus movimientos, cada una de las sonrisas, las lágrimas, y las personas que pasaron, para intentar encontrar aquello que perdí en mi propio caos. Porque es precioso que, a pesar de todo, se exactamente donde está cada pedazo roto y, si alguien entra y me ordena la vida, dejaré de saber donde está todo. Por eso digo que... soy la persona más caótica que conozco, y me gusta serlo. Me gusta ser complicada, que nadie sepa qué viene ahora. Romper a llorar de repente sin ni si quiera yo saber por qué lo hago, después secarme las lágrimas y echarme a reír, dejarlos a todos confundidos y sin saber qué hacer.

Me gusta imaginarme que mi vida es una película, mi propia película. Me gusta bailar bajo la ducha, dar golpes y gritar cuándo las garras me arañan por dentro, me gusta cantar a pleno pulmón cuando estoy sola y asomarme a la ventana cada tres minutos para saber si el vecino me está mirando, y echarme a reír de lo absurdo de la situación, me gusta echarme a llorar simplemente porque ese día no es mi día, y después secarme las lágrimas, abrazarme a mi misma y seguir adelante.

Porque me he dado cuenta de que cada sentimiento es importante, todos y cada uno, llorar es tan bueno como reír y viceversa, porque los sentimientos hay que sentirlos, las emociones están ahí para sentirlas, porque nos hacen ser humanos y tenemos que pasar por ellas. Lo importante es pasar por ellas y no quedarnos atrapados.

No estoy aquí para salvar a nadie, soy la única protagonista de mi vida.
Me da igual que me llames egoísta, he vivido toda mi vida sin vivir mi propia vida.

Por eso me gusta, me gusta ser como soy. Me gusta ser caótica, me gusta el desorden que reina en mi pecho porque, a pesar de todo, todo está donde debería estar.

Y me gusta.

5 comentarios:

  1. No sé si hay mejor blog-rutina que el tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. El caos más bonito es aquel que describe la esencia de quien lo ha creado, porque quiere decir que es hogar de alguien, que hay quien se siente cómodo en él. No sé por qué a la gente le cuesta tanto aceptar el desorden <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El desorden es realmente precioso en algunas ocasiones.

      Eliminar