domingo, 21 de junio de 2015

Estar en casa.

Fue extraño, durante un instante, fue extraño.
Pero después
después se sintió como estar en casa.

Quizás habrán personas que nunca llegarán a entenderlo, aquellas personas cínicas que no creen más allá de lo que son capaces de ver.
Pero juro que se sintió como estar en casa por una milésima de segundo.
No quería que se acabara.
Y solo fue el roce de unas manos en mi cintura, sujetándome.
Sé que no fue nada.
Pero por un instante lo fue todo.

Tropecé con mis propios pies y caí directa a él, sus manos se dirigieron a mi cintura y mi cubata fue hacia su camiseta.

Pero lo sentí.
Todo se quedó en silencio.
Sus manos se quedaron ahí diez segundos más de lo que deberían haberlo hecho.
Levante la vista y le miré a los ojos.
Sonreímos.

Entonces volví en mí y le agarré del brazo disculpándome.

Aunque muy en el fondo, sé que le agarré del brazo sin necesidad y descansé allí mi mano unos segundos de más porque no quería que esa sensación de estar en casa desapareciera nunca más.

¿No os ha pasado que, durante unos segundos, el roce de un desconocido se ha sentido completamente conocido? ¿Cómo si hubiera estado toda la vida a tu lado?

Creo que él descansó sus manos en mi cintura más de lo necesario porque también lo sintió.
Aunque nunca lo sabré realmente.
Solo sé que se sintió como estar en casa, junto a una piel cálida y que sentí que me sujetaba como si no quisiera que me volviera a caer nunca más.

Quizá le conocí en otra vida, y fuimos más que simples desconocidos.

3 comentarios:

  1. No hay nada mejor que conocer a ese alguien que te haga sentir en casa, que sea tu hogar
    Espero leer más de ti pronto
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hay veces que necesitamos a un desconocido que nos recuerde aquéllo que nos falta, que añoramos y que nos gustaría tener. Y ese momento vivirá siempre en nuestra memoria ya que nos recordó que seguimos vivos.
    un besoo!

    ResponderEliminar
  3. No soy muy fan de este tipo de posts pero me sentí muy identificada. Qué es lo que te hace estar en casa, en realidad, la persona o el tacto, la piel, el gesto? Me encantó.
    Abrazo!

    ResponderEliminar