domingo, 9 de agosto de 2015

Quizá somos invierno.




Quizá siempre seré invierno.

Un invierno bonito pero, al fin y al cabo, invierno.

Quizá siempre seré invierno, y me guste serlo.

Quizá llegue alguien a quién le guste el invierno, a quién le guste acurrucarse en él bajo las mantas. A quien le gusten los días con poca luz y adore las noches oscuras.
Quizá alguien quiera el invierno, y me quiera a mi.

Quizá me podré acurrucar con él bajo las mantas, observar a su lado las noches estrelladas.

Quizá él también sea invierno.

Quizá ambos miremos por la noche las estrellas, y observemos la luna, quizá él también se acurruque bajo las mantas, deseando que hubiese alguien a quién abrazar en aquella soledad.

Quizá veamos las mismas estrellas fugaces y las señalemos a la vez y los dos pidamos lo mismo sin conocernos.

Quizá soy invierno y el verano no me sienta realmente bien.
Quizá somos invierno, y los dos estamos esperando a que las flores se sequen y las hojas se caigan y los árboles se queden desnudos.

Quizá somos invierno porque cuando nos veamos nos veremos como los árboles se ven unos a otros en invierno, sin nada, quizá cuándo nos encontremos ambos veamos al otro de verdad, bajo las grietas, desnudos, sin mentiras, sin máscaras, sin engaños, sin dolor, sin tristeza, sin miedo y así... descubriremos que ambos somos inviernos y aquella estrella fugaz era sólo para nosotros dos.

5 comentarios:

  1. Incluso ser invierno siempre es bonito.
    Es la mejor estación que hay.
    Bonita entrada, un saludo

    www.humanfilters.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. A mí me encanta el invierno, y las personas de invierno también porque cuando te encuentras una te calientan el corazón ;)

    ResponderEliminar
  3. O quizá seas invierno y encuentres el verano. Alguien que te temple el corazón y el alma y al que tú puedas cubrir con mantas. Alguien que te enseñe a encontrar tus estrellas aun cuando no sea tu estación y a quien tú puedas enseñar la belleza en la desnudez de los árboles y en la falta de flores. Quizá...
    un besoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá es verdad y sería bonito encontrar el verano, acurrucarme a su lado y que me caliente el pecho y me enseñe que los días soleados también valen la pena.

      Eliminar