jueves, 21 de enero de 2016

Déjame.

Pasé tantos años ocultándome tras máscaras que ya no soy capaz de encontrar mi propio rostro. Déjame, déjame cometer errores, déjame equivocarme. Deja que me duela, déjame llorar. Necesito sentir algo. Necesito llenar el vacío en mi pecho y me da igual con qué hacerlo.
Solo necesito encontrarme. Necesito sentirme viva.
Lo siento.

3 comentarios:

  1. Sin duda el dolor nos puede hacer sentir vivos, pero no hay que olvidar que hay muchas otras que merece la pena sentir...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pocas cosas hay peores que el estoicismo, eso de ser incapaz de no sentir nada. Ojalá sientas, y sientas mucho, y sientas de todo, y te sientas tú.
    Por si te apetece pasearte por mi guarida:
    http://alunaslejos.blogspot.com.es/
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que yo me sentí así un tiempo. Luego aprendí a quitarme la máscara y, ¿sabes qué? No sabría decirte qué es mejor.

    ResponderEliminar