martes, 23 de febrero de 2016

Asleep.

Me duele el pecho.
No sé qué es esto.
Me duele muchísimo.

Y tengo las manos más frías que nunca, pero el corazón a deshielo.
Y no quiero.

Es ese tacto, esas manos cálidas.
No quiero acostumbrarme a ellas, no quiero imaginarme algo que sé que no es.
Sé que están de paso, sé que para ellas es normal, que irradian calidez, que no la sienten como algo extraño.
Sé que se asombran cuando sienten mis manos frías.
Que no entienden el bloque de hielo en mi pecho y que lo están deshaciendo sin querer.

Y no quiero que descubran todas estas flores muertas en mi pecho, congeladas, blancas.

Yo,
no quiero verlas.

3 comentarios:

  1. Joder... eres increíble con las palabras... ¡ME ENCANTAS! desde luego me quedo, quiero leer muchos más textos como este.

    Un abrazo, espero que estés bien.

    ResponderEliminar
  2. El único problema del deshielo es que ese sol desaparezca algún día.... pero también el mundo merece ver la primavera en tu pecho!
    un besoo!

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo las manos frías y el corazón helado en este momento, espero pronto pueda entibiarlos.
    Precioso lo que escribes.

    ResponderEliminar