sábado, 26 de marzo de 2016

Joder.

A veces,a veces siento que es más fácil de esa manera.
A veces siento que
que debería rendirme.
Que los vacíos solo están para arrojarse, que debería hacerlo, abrir mis brazos y caer a la nada, sumergirme en aquella oscuridad.

Que no sé, que a veces me miro al espejo y no sé a quién veo. Que tengo toda esa oscuridad metida en el pecho, que nadie se atreve a mirarme a los ojos, que mis latidos son solo el eco del hielo resquebrajándose.
Que tengo esa jodida voz a mi espalda, diciéndome que aquella que refleja el espejo soy yo. Que toda esa oscuridad, ese odio, ese dolor es mío. Que me acepte, que acepte a todos esos demonios que tengo encerrados en mi interior y que juguetean entre mis costillas para que les deje salir.

Que a veces siento que esa es la mejor opción, que así no dolerá tanto.
A veces siento que
que esa soy realmente yo.
Que aquella jodida chica del espejo soy yo.
Que no vale la pena ni si quiera intentarlo,
que jamás podré cambiarla.

Que nadie querrá sentir sus manos frías, ni verse reflejado en sus ojos, que el hielo es demasiado duro, y que si acaba rompiéndose
me desbordaré.

Que nadie podrá quererme,
ni si quiera yo.

A veces me gustaría pensar que todos estamos realmente jodidos por dentro, que no soy la única.
Que simplemente... algunos lo ocultan mejor.

Mirad, solo quiero arrojarme al vacío a veces, rendirme, arrojarlo todo.
Dejarme arrastrar por toda esa oscuridad, por esas garras en mi pecho.

Pero a la vez, me acojona,
no quiero volver a sentir
todo aquello
de nuevo.

jueves, 17 de marzo de 2016

Pequeña sorpresa.

Bueno, a ver.

Que estoy demasiado emocionada con este proyecto, ha sido una idea así muy espontánea.
Hace años que tengo un blog secundario, pero lo tenía ahí, estancado, lleno de ideas vacías.

Y hoy, bueno, estoy medio de vacaciones y tengo demasiado tiempo libre.

Le he estado dando vueltas y he pensado oye ¿y si dedico ese blog a lo que más me gusta de este mundo?

Es decir, viajar.

Así que, bueno, aquí me tenéis, super emocionada de que veáis esta pequeña parte de mi vida.

¡Espero que os guste!

I want the world in my hands


(Por cierto, estoy teniendo un montón de problemas últimamente con el blog,
creo que mis entradas no aparecen en la lista de blogs,
si algunx de vosotrxs sabe cómo solucionarlo
lo amaría eternamente)

Aquí, café recién hecho.

Ey, siento todo este caos y desorden que os he montado.

He tenido unos problemas últimamente, y me he dado cuenta de que neccesitaba que mi blog volviera a ser más anónimo, así que he cambiado el link y el nombre por cosas que han pasado a mi alrededor.

Espero no haberos confundido demasiado, solo quería decir eso, que sigo siendo café recién hecho, solo que ahora me he convertido en Osiris (algún días os contaré por qué)

Y, para compensar todo este caos que he montado, os traigo una pequeña sorpresa que sabréis en seguida.

Así que nada, eso, que por aquí aún sigue oliendo a café recién hecho,
como siempre.

domingo, 6 de marzo de 2016

Incendios.

Estoy segura de que todos me gritarían que estoy corriendo hacia el abismo.
Pero eso es lo que ellos no saben.
Que ese abismo me hace sentir viva.

Y aunque solo sean incendios, seguiré escribiéndolos.
Deja que me duela, déjame sentir algo ¿recuerdas?
He visto el humo del incendio ascender desde mi garganta hasta el techo.
Lento.
He respirado hondo y he sonreído, porque a veces duele, a veces duele mucho.
Pero es un dolor bonito.

Un dolor que me hace sentir viva.

Así que, puedes creer que me he rendido, que el abismo es solo una manera de hacer que no duela.

Pero, solo estoy contemplando el incendio
porque es salvaje, violento, demoledor
y bonito.

Me está consumiendo
y las llamas, retorciéndose y ondulándose entre ellas,
me fascinan.

Y la calidez que desprende hace que mi corazón
a pesar del deshielo
duela
pero de una manera salvaje, violenta, demoledora
y bonita.


(Por cierto, 
imaginad que os digo esto muy flojito;
me encanta leer vuestros comentarios)

miércoles, 2 de marzo de 2016

Fuego.

Vi arder el papel, y sentí las llamas en mi pecho.
Creo que ha sido lo más cerca que he estado del fuego.
Una calidez que pronto se convirtió en odio.
Y ahora lo tengo todo aquí, acumulado dentro.
Siento que mis pulsaciones marcan una cuenta atrás interminable, acabaré estallando, pero no sé cuando.

Es solo que, el odio me está quemando.

Que estoy harta de toda esta oscuridad que no me deja ver.
Que he vuelto a sentir garras en mi pecho, y que cuando me he dado cuenta eran mis propias uñas intentando arrancar lo que hay ahí dentro.
Que solo hay oscuridad.
Que duele.
Que duele más que nunca.

Que creo que ya ni si quiera hay flores,
que creo que ya ni si quiera hay nada.

Está vacío
y oscuro.