miércoles, 2 de marzo de 2016

Fuego.

Vi arder el papel, y sentí las llamas en mi pecho.
Creo que ha sido lo más cerca que he estado del fuego.
Una calidez que pronto se convirtió en odio.
Y ahora lo tengo todo aquí, acumulado dentro.
Siento que mis pulsaciones marcan una cuenta atrás interminable, acabaré estallando, pero no sé cuando.

Es solo que, el odio me está quemando.

Que estoy harta de toda esta oscuridad que no me deja ver.
Que he vuelto a sentir garras en mi pecho, y que cuando me he dado cuenta eran mis propias uñas intentando arrancar lo que hay ahí dentro.
Que solo hay oscuridad.
Que duele.
Que duele más que nunca.

Que creo que ya ni si quiera hay flores,
que creo que ya ni si quiera hay nada.

Está vacío
y oscuro.

8 comentarios:

  1. Un texto duro pero hermoso. Con poco expresas mucho.

    ResponderEliminar
  2. El fuego destruye, pero siempre se puede renacer de las cenizas y ver una luz en la oscuridad

    ResponderEliminar
  3. Increíble todo lo que eres capaz de transmitir con palabras.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo cuando me sentí así, me identifique mucho con tu escrito.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Si te duele es que sigues viva, que puedes seguir sintiendo y que podrás seguir adelante... algún día, en su momento.
    un besoo!

    ResponderEliminar
  6. "No creo que suba esto nunca, así que. Da igual." realmente borraste la entrada y me dejaste con ganas de leer más, esas putadas no se hacen ¬¬

    Jo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. He encontrado este texto en un momento oportuno y la empatía ha sido inmensa. Ojalá pudiera ser un haz de luz en medio de tu abismo, pero por lo menos seré un comentario que busque expresar lo bien que te expresas y mira, aunque sólo sean incendios, sigue escribiéndolos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Hola! solo me pasaba para decirte que si has intentado seguirme en el blog, no me sigues, el enlace "follow me" estaba mal, ahora ya es correcto. :)

    Un beso.

    ResponderEliminar