jueves, 21 de abril de 2016

El mundo sucumbirá en el fuego.

Siento que ya no espero
nada.

Solo quiero un pecho caliente en el que acurrucarme.
Solo quiero unos brazos que me deshielen.

Estoy odiando muchísimo el frío,
el hielo,
ahora entiendo cuando Robert Frost escribió
que estaba con los que apuestan con el fuego.

Creo que hasta que no sientes las llamas lamiéndote por dentro no eres capaz de sentir nada.

Y ahora solo quiero un pecho que me caliente,
no me importa de quién.

Me siento demasiado fría sola.

3 comentarios:

  1. La mejor manera de quitarse el frío de encima es en los brazos de alguien, no cabe duda

    ResponderEliminar
  2. El frío aterra tanto como la soledad porque te hace añorar lo que antes tuviste.
    Y ahora que llega el verano y es más difícil que el frío llegue hasta los huesos, no busques, deja que te encuentre. O te encuentres, ¿quién sabe?
    un besoo!

    ResponderEliminar